“A seat at the table”

breakfast-table-357669_1280

Durante un discurso sobre el papel de la mujer en la sociedad, Elizabeth Warren, senadora en el congreso de los EE.UU. y figura conocida y reconocida de la política americana, declaraba: » if you don’t have a seat at the table, you’re probably on the menu» («si no tienes un lugar en la mesa, es que probablemente eres el menú»). Una manera metafórica para indicar que, si no actúas y te posicionas claramente como parte del juego, entonces sólo puedes aspirar a padecer los eventos que ocurren a tu alrededor.

 

  • Podemos trasladar fácilmente esta imagen e idea al mundo empresarial en el cual, para tener impacto y añadir todavía más valor del que ya está aportando, un departamento, servicio o líder, debe asegurarse de que su voz está siendo escuchada.

Durante muchos años, la función Recursos Humanos de las empresas se limitó, en el peor de los casos, a un rol de administración del personal y, en el mejor, a una función «soporte» del negocio. Obviamente, estos dos aspectos son y seguirán siendo primordiales en la buena marcha de la empresa. Igual que un castillo de arena o de cartas, si las bases no son sólidas o la construcción no es perfectamente ejecutada, al primer soplo de viento el edificio se derrumba.

Conducir al personal de manera rigurosa y gestionar el talento para optimizarlo, ya es demostrar que el departamento de RRHH de la empresa tiene sus competencias básicas bajo control. Sin embargo, ¿es suficiente esto para crear diferencia? Si quiere subir el listón, entonces la empresa debe no sólo permitir, sino también exigir que su departamento RRHH se posicione, más allá de su rol tradicional de administrador, asesor y formador como un verdadero Business Partneraportando valor al «bottom line» y asegurándose de que las plantillas estén comprometidas a ejecutar la visión, misión y estrategia.

Para lograrlo, la clave está en entender y apropiarse perfectamente los objetivos estratégicos del negocio para traducirlos en prioridades RRHH: conocer los indicadores claves del negocio, medir el rendimiento de las plantillas con estos mismos indicadores, sostener propuestas y proyectos con información y números objetivos. En otras palabras, «liderar con datos» para así ayudar a la organización a identificar problemas y retos, comunicar ideas, diseñar soluciones y evaluar el progreso utilizando los mismos indicadores que el negocio.

Al igual que Finanzas, Ventas u Operaciones, el Departamento de Recursos Humanos tiene su lugar en la mesa…

David Gutierrez

Dto. Recursos Humanos Quantumbcn