Científicos de la Universidad de Indiana encontraron, que el disfrutar de una cerveza fomenta la producción de la substancia dopamina.

Dopamina es un neurotransmisor en el sistema de recompensación de nuestro cerebro. Bajo esta substancia se controlan, entre otros, la ilusión y las ganas por algo.

En un experimento se pulverizó en la lengua de 49 hombres 15 mililitros de cerveza y se midió paralelamente la actividad en sus cerebros a través de una tomografía por emisión de positrones. Los resultados mostraron una considerable subida del nivel de dopamina.

Los científicos sacaron la conclusión, de que la química del cerebro es capaz de alterarse con tan sólo el sabor de una bebida alcohólica, teniendo en cuenta la insignificancia del efecto del alcohol en una dosis tan pequeña.

Para saber más: https://www.nature.com/npp/journal/vaop/naam/abs/npp201391a.html