COACHING PARA LA TRANSFORMACIÓN Y ¿LA FELICIDAD?

¿De qué modo nos vamos transformando? ¿De qué modo nuestras actitudes, emociones y conductas se alteran en una cierta dirección? ¿De qué modo se da el proceso que lleva a relacionarnos diferentemente? ¿Y de qué depende todo esto?

InagenLa vida de cada día, con l@s amig@s, las parejas, l@s hij@s, l@s vecin@s, l@s conocid@s, l@s compañer@s de trabajo, l@s jefes/as, los clientes, los proveedores, se parece un día y otro y, a la vez, se va dejando de parecer, incluso, a veces pega un salto y ya no es igual. ¿Qué nos ha ocurrido?

Sobre todo en nuestro cerebro, lugar donde se dan casi todos los procesos relacionados con la mente, las emociones y las conductas, y en el resto del sistema nervioso (central y periférico) y hasta en cada célula de nuestro organismo, se altera y aumentan la memoria, la experiencia acumulada, la conciencia, la capacidad de aprendizaje y capacidad de dar respuestas a los desafíos que se nos van presentando. Se produce una permanente adaptación y cambio. Este proceso no lo podemos detener, lo necesitamos, aunque nos haga sentir incómodos y a veces sufrir. El mundo se mueve y nosotr@s con él.

Esta ley del cambio parece ser muy antigua (¿eterna?) y parece que seguirá reinando la vida de los seres vivos. El pensamiento que reconoce el cambio permanente (desde los antiguos griegos, el budismo, el taoismo), la dialéctica moderna y, desde hace unos 40 años, la psicología humanista, la psicología positiva, la cibernética, el pensamiento sistémico, el pensamiento complejo, la PNL, todas estas disciplinas nos da ideas y herramientas para facilitar lo inevitable, lo deseable, lo que nos incomoda, aquello a lo que deseamos y tememos: la transformación y el aumento de conciencia, que junto con el paso a la acción, constituyen los ejes del coaching.

¿Qué necesito percibir, pensar, sentir y hacer de otro modo? ¿Y para qué necesito todo eso? ¿Qué quiero conseguir, cuáles son mis objetivos, los que me van acercando a lo quiero ser?

De todo esto se ocupa el coaching. Aprenderlo te aportará muchas cosas, aunque ya sólo valdría la pena por las siguientes: MAYOR AUTO-CONCIENCIA, MAYOR AUTO-ESTIMA, MAYOR CAPACIDAD DE DAR RESPUESTAS A LOS DESAFÍOS DE TU VIDA. Y, ¿FELICIDAD?  Quizás lo anterior te lleve a ella, ¿QUÉ PIENSAS TÚ?

Gustavo López Behar- Director Formación en Coaching Quantumbcn