“Cuando el oponente se expande, yo me contraigo.

Cuando él se contrae, yo me expando.

Y cuando hay una oportunidad, yo no golpeo;

el golpe se da por sí mismo”.

Bruce Lee

Qué es y qué no es la ID

En la actualidad, se ha desarrollado un nuevo concepto en el mundo del deporte: la Inteligencia Deportiva (ID), el cual no se refiere a inteligencia emocional, ni a inteligencias múltiples, ni depende del coeficiente intelectual, sino que responde, entre otras cosas, al estudio de contrarios y una preparación personalizada en función de fortalezas y debilidades del atleta y el contrario.

Cuando surgieron los Juegos Olímpicos, ni los sistemas de entrenamiento se parecían a los de ahora, ni el rigor y la exigencia en la ejecución y la astucia pensaban alcanzar los niveles y las marcas actuales. Deportes como el fútbol, el baloncesto o el tenis -por citar algunos- se desarrollan hasta el punto de que ya nadie puede confiarse ni descuidarse. En un mundo deportivo cada vez más exigente y espectacular, en cuanto a rendimiento deportivo se refiere, la comercialización ha provocado una carrera sin límites en la utilización de la ciencia en favor de alcanzar el mejor resultado. En el presente, no basta con preparar a un atleta y a todo un equipo (entrenadores, especialistas, investigadores, asesores y personal de apoyo, entre otros). Ahora se vuelve imprescindible que un grupo multidisciplinario se ocupe de varias tareas que brinden gran cantidad de datos para apoyar la toma de decisiones de cualquier equipo técnico de dirección.

Ya no son suficientes los tests físicos, técnicos, médicos y psicológicos previstos para comprobar el cumplimiento de los objetivos. El perfeccionamiento ha llegado a tal grado, que la visión humana no alcanza a percibir los errores que podemos detectar con una cámara de alta resolución, por ejemplo. De hecho, ya existen tecnologías que revisan en el momento de ejecución, un conjunto de indicadores funcionales y neuropsicológicos que permiten acercarse con precisión a un diagnóstico más certero. Pero esa diagnosis no puede limitarse únicamente a los datos de nuestros atletas, también hay que dominar cuáles son las fortalezas y debilidades de los contrarios para proponernos metas objetivas en cada enfrentamiento.

En el terreno de la Inteligencia Deportiva, el Plan Táctico para la competición, además de estudiar al contrario, también debe investigar el terreno donde van a enfrentarse, el horario de juego y las condiciones climatológicas. Sin embargo, para analizar sus debilidades y fortalezas también es necesario conocernos a nosotros mismos y, sobre todo, elaborar acciones que no sólo pretendan despistar o desorientar al contrario, sino que lo engañe y/o sorprenda realmente para tomar ventaja; que el factor sorpresa marque la diferencia y ganar en tiempo y en espacio. Queda patente que las premisas contenidas en el antiguo tratado “El Arte de la Guerra” de Sun Tzu, como la táctica y estrategia del engaño permanente y la búsqueda de la victoria sobre el enemigo, también son de aplicación fuera del ámbito militar. Dichas enseñanzas, no sólo se ponen en práctica en el mundo de los negocios y la política, sino que cobran cada vez más relevancia en el deporte de alta competición.

AI, Big Data & Machine Learning

La Inteligencia Artificial nos facilita la vida en muchos aspectos del día a día pero, ¿cómo podría ayudar en la industria del deporte? Sin duda, anticipar, predecir, optimizar o minimizar la incertidumbre son algunos de los beneficios de esta tecnología orientada a clubs de fútbol profesionales a nivel nacional e internacional, centros profesionales de entrenamiento y alto rendimiento, y agencias de representación o federaciones; entre otros.

Y otra cuestión: ¿de qué modo está afectando esta revolución tecnológica en el mundo deportivo? A medida que se pasa de deportistas amateurs a profesionales, de clubs de barrio a clubs profesionales o de ligas locales a las grandes ligas, la tecnología se vuelve cada vez más sofisticada. Las grandes marcas deportivas, junto a empresas tecnológicas y de medios de comunicación, impulsan la innovación a lugares hace pocos años atrás inimaginables. Últimamente, se ha convertido en un pilar fundamental del deporte, con cambios radicales, tanto en la forma de entenderlo como de practicarlo.

Más allá de las apps o gadgets a los que tenemos alcance, vamos asimilando términos como: Inteligencia Artificial (AI), Big Data, Machine Learning, Nanotecnología, Robótica, Internet de las cosas (IoT), Nube… relacionados con la tecnología aplicada al deporte. Gracias al Big Data (capaz de analizar todo un arsenal de datos) aplicado a la Inteligencia Artificial, podemos identificar patrones y tendencias y, en consecuencia, formular predicciones de forma automática, con rapidez y precisión. Además, mediante algoritmos, con el Machine Learning (Aprendizaje Automático), “dejamos” que las computadoras también aprendan por sí mismas.

Es bien sabido que todo lo que realizamos a través de la red deja un rastro digital (o no) que se puede recoger, transformar y analizar para la posterior toma de decisiones. La clave es contextualizar el dato, pues un Big Data sin contexto no tiene sentido. Ahí es donde entra en juego el conocimiento. Ante esto, un aficionado ve números y datos curiosos; sin embargo, un/a Analista ve información relacionada con una serie de variables de entorno, un contexto y una situación que permite una interpretación correcta del Big Data. Un ejemplo de ello lo hallamos en la creación de la nueva plataforma “Atleta Digital”: un modelo de simulación por ordenador diseñado para, en un futuro, predecir y prevenir lesiones en los jugadores de la NFL (National Football League-Liga Nacional de Fútbol Americano); esto es: para anticipar la lesión incluso antes de que se produzca.

Actualmente, Estados Unidos y Europa están a la cabeza, en cuanto a ID se refiere, y en algunas ligas latinoamericanas también empieza a ser relevante. Desde hace unos años, la NBA (National Basketball Association), la mejor liga de baloncesto del mundo, dispone de unos sistemas complejos de cámaras instalados en todos los pabellones para hacer el seguimiento de todos los jugadores en pista. Estos datos son procesados y hacen un Análisis exhaustivo para mejorar el rendimiento del equipo mediante la detección de tendencias individualizadas o patrones de comportamiento como grupo (spacing). Los diferentes programas y herramientas existentes en el mercado miden el estrés de los jugadores en distintas situaciones de presión, monitorizan el rendimiento deportivo durante el partido en tiempo real, realizan simulaciones contra equipos rivales, prevención de lesiones y un largo etcétera. A estas alturas, no sorprende que un equipo como el Liverpool incluya en su plantilla a matemáticos ajedrecistas o ex trabajadores de la NASA.

Ejemplos Disruptivos en el Deporte de Élite

He aquí un ejemplo disruptivo como el del club de fútbol TSG 1899 Hoffenheim (pueblecito situado a 620 Km. de Berlín), el cual hace tan sólo 10 años disputaba en la liga regional y en 2017 ya peleaba por tener un sitio en la Champions League. ¿A qué es debido este ascenso? Desde hace una década, dicho equipo ha estado trabajando con herramientas tecnológicas que le permiten mejorar en todos los sentidos, deportiva y administrativamente. La compañía de productos informáticos SAP tuvo mucho que ver, pues creó uno de sus primeros laboratorios en la zona y empezó a diseñar un prototipo que popularizó a gran escala para establecer modelos deportivos exitosos. El TSG 1899 Hoffenheim no deja de ser un laboratorio de cifras, que con el uso adecuado del Big Data y la interpretación eficaz de los números a través de un software, el pequeño club alemán se convirtió en una de las sensaciones del fútbol europeo.

Es a partir de 1980 que el Big Data empezó a ser -inicialmente, en el béisbol y a posteriori, en otros deportes- un camino, no sólo para alcanzar el éxito deportivo, sino también para ingresar más dinero, gestionarlo mejor o hacer inversiones focalizadas.

“Es increíble cuánto puedes desconocer un deporte que has practicado toda la vida”. Con esta frase encabeza un clásico del cine deportivo: Moneyball (2011), una historia basada en la vida real que recrea la leyenda de Billy Beane (Brad Pitt), gerente del Oakland Athletics, quizá el peor equipo de béisbol de EEUU a principios de siglo. En 2001 se le marcharon los tres mejores jugadores y se redujo su presupuesto, pero en la siguiente temporada, a pesar de un arranque pésimo lograron lo nunca visto: 20 victorias consecutivas. Lo hicieron a golpe de estadísticas avanzadas para fichar a los jugadores exactos. Beane fue un visionario del Big Data y un crack en la búsqueda de una de las facultades más valoradas: la capacidad de tomar decisiones correctas bajo presión en el menor tiempo posible.

La tecnología promete cambiar el deporte para siempre: ciencia de datos, telemetría y biometría, Inteligencia Artificial, realidad virtual y realidad aumentada, para llegar más lejos, más alto, más fuerte (y mucho más inteligente) que nunca. Por citar algunos ejemplos, en el pasado Tour de Francia, la compañía Dimension Data recopiló 127.8 millones de datos de todos los equipos; el programa Prozone, con el que cuenta el Arsenal Footbal Club de Inglaterra, tiene ocho cámaras en su estadio que procesan 1.4 millones de cifras por partido; y la compañía Data Factory obtiene, anualmente, 144 millones de datos en partidos de fútbol. Herramientas como Instatscout.com, Golstats.com y Matchanalysis.com, se han convertido en el ‘Santo Grial’ para los equipos. 

Barça Innovation Hub (BIHUB): “Coopetición” & Win Win

Por un lado, la aplicación de la Inteligencia Artificial en el fútbol, en la que el Barça Innovation Hub (BIHUB) es un referente global, permite ampliar el alcance de la monitorización de jugadores y el tiempo de análisis, a la vez que habilita la posibilidad de monitorizar y medir patrones tácticos individuales y colectivos. Asimismo, dispone de una información rigurosa, categorizada y accesible, la cual contribuye en la toma de mejores decisiones. Este ambicioso proyecto del club azulgrana, que nació en 2017, forma parte del Plan Estratégico 2015-21 y busca crear un ecosistema o red de trabajo y colaboración que impulse el conocimiento y la innovación, lo cual significa colaborar y crear alianzas con las marcas líderes, universidades, centros de investigación, startups, emprendedores, estudiantes, inversores, así como otros clubs e instituciones deportivas y, en general, con cualquier persona en todo el mundo que tenga una idea o un proyecto atractivo, y compartirlo con la industria.

Sólo con expandir mediante novedades tecnológicas los contenidos digitales, la marca Barça genera una visibilidad y un reconocimiento que se traduce en mayores ingresos, que a su vez se transforman en más dinero para fichar a mejores jugadores. El resultado final es perfeccionar deportivamente lo que pasa en el campo, pero el punto de partida es la innovación. El BIHUB no deja de ser un laboratorio tecnológico de referencia mundial para experimentar, un lugar donde adquirir y generar conocimientos hasta dar con la solución más exitosa e innovadora. Sin duda, el gran beneficio viene de la posibilidad de desarrollar un servicio o un producto que dé al Barça ventajas competitivas en el campo con respecto a sus rivales. Si eso se logra, la inversión está totalmente rentabilizada. Otro tipo de retorno, posiblemente mucho más intangible todavía, es colocar la marca Barça como referencia, no sólo por victorias deportivas y estrellas en su plantilla, sino también en modernidad e innovación, con todo lo que eso puede suponer en cuanto a captación de patrocinadores o de otro tipo de ingresos.

En resumen, el BIHUB no es sólo fútbol, ya que integra toda la estructura blaugrana: baloncesto, balonmano, hockey patines, fútbol sala y 10 secciones amateurs. Promueve una cultura abierta, y trabaja en colaboración con el Barcelona Supercomputing Center (Centro Nacional de Supercomputación) en un proyecto de Horizon 2020 (programa de investigación e innovación de la UE). A la pregunta de si tiene sentido compartir los avances tecnológicos con los rivales, uno de los cerebros del BIHUB, Albert Mundet -guionista del programa “Redes”- emplea el término “coopetición” en alusión a la estrategia de colaboración y cooperación llevada a cabo en el terreno de la competición donde, compartiendo conocimiento e innovación, todos ganan.

El Real Madrid y el Fútbol del Futuro

Por otro lado, ya en 2010, el Grupo de Inteligencia Artificial de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) inició, conjuntamente con el equipo de investigación Deporte y Rendimiento de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), un estudio para desarrollar un sistema de evaluación del rendimiento deportivo mediante la aplicación de técnicas de Inteligencia Artificial para analizar de forma automática el desarrollo del juego. El objetivo principal de este proyecto era -y es- determinar indicadores de rendimiento en competición y entrenamiento en deportes de equipo, para analizar qué tipo de jugadas o estrategias son las más acertadas en cada caso. Mediante estas técnicas se busca interpretar la gran cantidad de información adquirida para encontrar relaciones o patrones que, incluso para un experto en actividades deportivas, pudieran ser desconocidos.

Asimismo, de la mano de Microsoft y aplicando tecnología Big Data, el Real Madrid está preparando una aplicación para conocer a su afición, compuesta por millones de personas en todo el mundo. La app, en función de las características de cada usuario, proporciona unas determinadas funcionalidades diferentes y a medida. Se preguntarán qué gana el Real Madrid con esto. Pues bien, podrá extraer datos de su afición para poder desarrollar sus estrategias de marketing y optimizar beneficios, y también obtendrá feedback a través de las redes sociales. Así, conociendo su afición, podrá adaptarse a ella y contentarla de modo satisfactorio, además de vender más y generar mejor merchandising.

Theodoros Papaloukas y su Visión de Juego en el Basquet

Hay deportistas que no solo ejecutan a la perfección, sino que además tienen una visión de juego que les permite anticiparse, tomar decisiones de forma correcta y ver cosas que los demás no somos capaces de imaginar. Este es el caso de Theodoros Papaloukas, jugador de baloncesto de élite con una carrera de éxito a sus espaldas junto al CSKA, Olympiacos y Maccabi, con los que ganó dos Euroligas (2006 y 2008), el oro en el Eurobasquet (2005) y la plata en el Campeonato Mundial de Baloncesto de Saitama (Japón – 2006), además del título de mejor jugador europeo en 2006. Según Papaloukas, su estrategia se basaba en entender el juego mejor que los demás; hacer que sus compañeros de equipo jugasen mejor. Theodoros era bueno creando juego, debido a que tenía más visión de perímetro; llevaba el partido a su terreno y escondía sus defectos. Los cinco primeros minutos de partido son cruciales para observar desde fuera todo lo que ocurre en la cancha, y así es como Papaloukas entendía cuál era el orden del partido y cuál, el plan del rival: “Si sabes lo que está planeando el otro equipo, es más fácil derrotarlo». En resumen, ahí radica el quid de la ID, que junto con las tecnologías más punteras, alcanza resultados de máximo nivel en el deporte de alta competición.

Conclusiones Finales

En conclusión, la Inteligencia Deportiva incluye muchos aspectos a tener en cuenta dentro del conocimiento del deporte, como saber dónde se producirá la jugada, tener capacidad para buscar y detectar la clave relevante, identificar el patrón de juego, recurrir a la memoria reciente y saber tomar la decisión más certera. Su esencia está en burlar al contrario con una estrategia eficiente que permita sacar siempre ventajas de los errores del contrario y cometer los menos posibles. Es una forma de planificar el ataque y la defensa anticipadamente, con posibles variantes para lograr el objetivo trazado. Como es también la encargada de ayudar, evaluar, reformular, organizar y mejorar otros aspectos del deportista: su inteligencia emocional y cognitiva del deporte, su experiencia acumulada, su propia impronta, creatividad e intuición, su técnica, su propio estilo, su trabajo físico… Es una herramienta que ayuda a complementarlo como deportista y ser humano.

La Labor del/la Analista.

Pero los datos por sí mismos no dan las respuestas. Las hay, pero se necesita un equipo multidisciplinario especializado para interpretarlos. El punto pasa por formular la pregunta correcta. Un reciente trabajo del científico deportivo experto en investigación y asesoramiento Martin Buchheit, sugiere varios aspectos fundamentales a manejar en la elaboración de informes para los entrenadores: desde tener un adecuado nivel de comprensión y Análisis de grandes volúmenes de datos, hasta elaborar informes tan simples e informativos como sea posible. Esto es, recoger pocas variables, resaltar los aspectos más destacados y/o las diferencias más significativas para visualizarlas rápidamente e incluir barras de error donde sea posible para reconocer la incertidumbre. La efectividad en este apartado depende, probablemente, más de las habilidades artísticas de una mente creativa que de un conocimiento científico adecuado. A partir de ahí, encontrar aquellos patrones en la masa de datos que indiquen tendencias, comportamientos y posibles relaciones entre variables para, finalmente, realizar predicciones a través de la creación de modelos de comportamiento.

Indudablemente, la labor del/la Analista es primordial a la hora de confeccionar informes para transmitir información y conocimiento, junto con las conclusiones de su Análisis. El/la Analista debe ser capaz de analizar los datos, darles valor y extraer y entregar lo sustancial, ya que el dato por sí solo no “dice” nada. Lo que sí “habla” es el contexto específico. Es más, un/a Analista puede realizar informes dirigidos a los diferentes roles de un equipo, dependiendo de sus intereses: informes de desempeño en los entrenamientos y en los partidos para el entrenador, o bien informes comparativos de jugadores de grandes ligas para el director deportivo (scouting), o incluso informes de escenarios financieros para el presidente del club.

En un contexto donde el deporte rey se marca como propósito alcanzar la excelencia con ayuda de las nuevas tecnologías, también surge la necesidad de disponer de herramientas adecuadas para que dicho objetivo no sea únicamente propiedad de grandes entidades, empresas, clubs y organizaciones. La ciencia puede verse como un conjunto de aportaciones, unas más pequeñas y otras no tanto, que conjuntamente con la elaboración de un Análisis lo más acertado posible, avanzan en la buena dirección para que, por qué no, asociaciones, federaciones, clubs y equipos deportivos locales más modestos (o de otros deportes como el baloncesto, el balonmano o el hockey, entre otros muchos) pero no por ello con menos potencial y capacidad de mejora, se decanten por la vía de la superación, la excelencia y la Inteligencia Deportiva.

Bibliografía

ARBUÉS, Adrià / BALLESTER, Coloma / HARO, Gloria (2019). “La Inteligencia Artificial al Servicio del Deporte”. Nuve. Revista de Educación e Investigación Internacional.
https://www.revistanuve.com/la-inteligencia-artificial-al-servicio-del-deporte/
CARMONA, Sara (2018). “Las 13 Claves de la Comunicación Aplicadas al Big Data”. Objetivo Analista.
https://objetivoanalista.com/tag/big-data/
DOPICO, Hirbins Manuel / FERNÁNDEZ, Idalmis (11/1/2018). “La Inteligencia Deportiva, Momentos para Desarrollo de Estrategias”. Olimpia. Revista de la Facultad Física de la Universidad de Granma. https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/6353154.pdf
DOPICO, Hirbins Manuel / MARTÍNEZ, Fidel (2018). “La Inteligencia Deportiva: una Tendencia del Deporte Contemporáneo”. Universidad de las Ciencias de la Cultura Física y el Deporte. Facultad de Camagüey. EFDeportes. Revista Digital.
https://www.efdeportes.com/efd180/la-inteligencia-deportiva-una-tendencia.htm
LAGO, Carlos (28/1/2020). “La Elaboración de Informes para los Entrenadores y Ayudarles en la Toma de Decisiones”. FC Barcelona.  Barça Innovation Hub.
https://barcainnovationhub.com/es/la-elaboracion-de-informes-para-los-entrenadores-y-ayudarles-en-la-toma-de-decisiones/
MATEO, J. J. (12/5/2015). “El Deporte es Pura Psicología”. El País.
https://elpais.com/deportes/2015/05/12/actualidad/1431449266_233062.html
MONJE, Andrés / RUIZ, Alfredo (5/11/2018). “Influencia de la Analítica en el Scout según Fases de Proyecto en la NBA y su Aplicabilidad en los Equipos de Champions”. FC Barcelona. Barça Innovation Hub. https://barcainnovationhub.com/es/analitica-scout-nba-champions/
PARMA, Ignacio. “Inteligencia Deportiva”. Squash University.
https://squashuniversity.org/inteligencia-deportiva/
PÉREZ, Ivan (7/7/2017). “El Big Data ya Empezó a Ganar Partidos dentro de la Cancha”. Forbes México.
https://www.forbes.com.mx/big-data-le-entra-a-ganar-justas-deportivas/
PÉREZ, Jesús (6/4/2017). “10 Claves para Entender el Proyecto Barça Innovation Hub”. Mundo Deportivo.
https://www.mundodeportivo.com/futbol/fc-barcelona/20170406/421471234302/10-claves-para-entender-el-proyecto-barca-innovation-hub.html
UC3M (2010). “Inteligencia Artificial para la Mejora de los Deportes de Equipo”. Universidad Carlos III de Madrid.
http://portal.uc3m.es/portal/page/portal/actualidad_cientifica/noticias/inteligencia_artificial_deporte
XSPORTIUM (4/3/2020). ¿Cómo se Utiliza la Inteligencia Artificial en el Deporte? Xsportium.
https://www.xsportium.com/blog/como-se-utiliza-la-inteligencia-artificial-en-el-deporte/
ZURDO, Juan Pablo (24/1/2020). “El Deporte Rey Quiere Seguir en el Trono”. El País.
https://retina.elpais.com/retina/2020/01/24/tendencias/1579865175_253922.html