Consejo ANE de la semanacerebro ( 30 de octubre) No se trata de un defecto del cerebro, sino de un mecanismo que hace que observemos los términos como un todo, en global, y de un exceso de confianza del lector adulto. También interviene la dinámica de la mirada de los ojos ¿Por qué medio mundo cuando lee la palabra «independista» la entiende como aquella persona que quiere desgajarse de una atadura, sea territorial o emocional, concreta? ¿No ve que está mal escrita, no tiene sentido y le falta la sílaba «den» y «t-ista…»? ¿Cuál es la razón para que nuestro cerebro rellene automáticamente el vocablo con las letras que faltan e interprete su significado? Simplificando mucho, se podría decir que la respuesta a esa pregunta sería -literalmente- un exceso de confianza: «Hay dos formas de leer, la global y la fonológica [letra a letra], los lectores expertos utilizan la global, que es mucho más rápida, pero lleva también a que no se detecten errores como «independista»», explica Francico Claro Izaguirre, profesor titular de Psicobiología de la UNED y del máster en Neurociencia de la Universidad Autónoma de Madrid. más información